Hay veces que en esta profesión "no sucede nada" y otras donde todo ocurre de forma vertiginosa. Hace varias semanas ando de gira con Noialtri y también cantando solo y no dejo de sorprenderme por el cariño del público, por el compartir que se genera, por los viajes, la música y claro, el cansancio. Porque saber dar es hermoso, pero también lo es saber recibir. 
Anoche tuve la oportunidad de cantar junto a mis compañeros de Noialtri en el décimo aniversario de Annuar Shopping en San Salvador de Jujuy y fue increíble. Compartimos escenario con Mora Godoy y la reacción de la gente era maravillosa, cálida. Una vez que todo terminó me quedé entre las personas sacándome fotos y recibiendo abrazos y sentía que todo era muy honesto y sanador. No hay nada más hermoso que recibir con dicha todo ese amor y agradecer. 
Quiero que siempre la vida me encuentre así, como en la foto, cantando y compartiendo con ustedes la magia de la música y el arte que es lo que nos une. 

Gracias por el cariño, por los abrazos, por acompañarme.
Soy afortunado.